Este sitio web está dirigido exclusivamente al profesional sanitario facultado para prescribir o dispensar medicamentos en España.

Los picos de hiperglucemia por transgresiones dietéticas no justifican un cambio del tratamiento

25 diciembre, 2017

Los picos de hiperglucemia por transgresiones dietéticas no justifican un cambio del tratamiento

La diabetes es una enfermedad metabólica crónica que afecta a más del 10% de la población y su tratamiento se basa en 3 pilares: la alimentación adecuada, el ejercicio físico y el tratamiento farmacológico.

Durante la Navidad y el fin de año es habitual que las comidas y las cenas sean más abundantes, lo que implica que el contenido energético en general y de lípidos y de carbohidratos sea más alto de lo recomendable. Además, esta situación se prolonga durante varias semanas, por lo que si el diabético no renuncia a participar en las fiestas debe adoptar las medidas oportunas. “El primer paso es conocer la cantidad de hidratos de carbono que contiene cada comida, teniendo en cuenta que debe ser similar a la que se toma en cualquier otra comida del año”, apunta Julio Sagredo, del Grupo de Diabetes de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC). A partir de esta premisa, el diabético debe tener presente que si va a tomar un postre de Navidad (que suele tener un contenido alto en hidratos de carbono), deberá reducir los carbohidratos de los primeros platos, el pan o los entremeses para poder disfrutar del final de la comida. Para contabilizar los hidratos de carbono, “hay tablas impresas y App para móvil o tabletas que permiten calcular fácilmente las raciones de carbohidratos”.

El experto advierte de las dudas que pueden generar el etiquetado y el contenido en azúcares de los alimentos que se anuncian como adecuados para diabéticos. Por eso, diferencia entre los productos con bajo contenido en azúcar (menos de 5 gramos de azúcar por 100 gramos de alimento); sin azúcar (menos de 0,5 gramos de azúcar por 100 gramos alimento), y sin azúcares añadidos que, “aunque no se les ha incorporado ningún tipo de azúcar durante su elaboración, sí contiene los azúcares propios del alimento”. Sagredo destaca que ‘sin azúcares añadidos’ es un etiquetado habitual en muchos productos navideños que, con frecuencia, reducen poco su contenido en hidratos de carbono, por lo que “puede ser preferible tomar dulces normales en pequeñas cantidades a consumir libremente este tipo de productos”.

Los diabéticos también deben restringir la ingesta de bebidas alcohólicas porque aunque aportan una pequeña cantidad de carbohidratos, sí aportan calorías.

El ejercicio físico es particularmente importante durante estas semanas de fiestas, y el hecho de caminar ayuda a mantener los niveles de glucemia dentro de los valores recomendados.

Con todo, muchos diabéticos piensan que pueden contrarrestar los excesos incrementando las dosis de los fármacos antidiabéticos, una creencia que desmiente el portavoz de semFYC enfatizando que “los autoanálisis deben realizarse de la forma habitual y los fármacos no se tienen que incrementar sin control médico en casi ningún caso”. La excepción son los diabéticos tipo 1 y diabéticos tipo 2 que siguen tratamiento con insulina rápida o bombas de insulina, que “deben realizarse ajustes en el bolo de insulina rápida en función de la glucemia prepandial y la ingesta prevista de raciones de hidratos de carbono en cada comida”.

Después de los abusos de las fiestas, Julio Sagredo hace hincapié en que hay que recuperar de nuevo el control glucémico y el peso habitual, una tarea para la que el ejercicio es el mejor aliado. “Incrementar el ejercicio físico tanto aeróbico como de resistencia permitirá recuperar la situación inicial”, asegura.

De cara al médico de Atención Primaria, el especialista subraya que “los nuevos fármacos antidiabéticos aportan seguridad para evitar hipoglucemias, lo cual permite mantener el control adecuado en un mayor número de pacientes”. Las decisiones de cambio de tratamiento se deben basar en el mal control mantenido, mientras que “de forma habitual, los picos de hiperglucemia por trasgresiones dietéticas no deben justificar un cambio de tratamiento, sino que deben estimular el mayor conocimiento de la enfermedad por parte del paciente”.