Este sitio web está dirigido exclusivamente al profesional sanitario facultado para prescribir o dispensar medicamentos en España.

 Las técnicas de imagen aportan rapidez y resolución a las pruebas diagnósticas en el deporte

4 Radiologa12
Noviembre, 2019

Las técnicas de imagen aportan rapidez y resolución a las pruebas diagnósticas en el deporte

 

La rapidez, la resolución, la precisión y la personalización son cuatro cualidades que definen las innovaciones en el ámbito de las técnicas de imagen, según ha destacado la Sociedad Española de Radiología Médica (Seram). Estas características son especialmente positivas en la prevención, la detección y el manejo de lesiones asociadas con la práctica deportiva.

Al igual que la Medicina, la Radiología vive una auténtica revolución gracias a las innovaciones tecnológicas. Pablo Valdés, presidente de la Seram, ha hecho hincapié en “el manejo de la gran cantidad de datos que generan las nuevas técnicas”. “Esta información, analizada con los sistemas de inteligencia artificial y la radiómica, permitirá hacer una Radiología personalizada, un diagnóstico individualizado y cada vez más preciso”.

Los progresos a los que se refiere la Seram están relacionados con la inteligencia artificial, el big data, la imagen espectral o las nuevas secuencias de resonancia magnética. Además, estas innovaciones son accesibles para toda la población, como ha dicho Pablo Valdés: “El empleo de estas técnicas no es elitista. Las mejoras introducidas en las técnicas de imagen aplicadas en lesiones deportivas permiten su uso en todos los deportistas, de élite y aficionados, y en todos consiguen mejorar su salud y su rendimiento”. 

Técnicas diagnósticas

Por su parte, Milagros Martí de Gracia, vicepresidenta de la Seram, ha explicado que “todas las técnicas diagnósticas tienen un papel destacado, desde la radiografía hasta las más complejas modalidades combinadas, como la tomografía por emisión de positrones (PET) y la tomografía computarizada (TC), la ecografía o la resonancia magnética”. En el ámbito de las lesiones deportivas, las técnicas que más se han desarrollado son la ecografía y la resonancia magnética. En concreto, la ecografía resulta muy útil por su versatilidad y disponibilidad in situ, como ha indicado esta especialista. En el deporte, las técnicas de imagen se están desarrollando de forma paralela a toda la imagen musculoesquelética, “que está experimentando un desarrollo imparable en los últimos años”.

Aparte de las mejoras en el diagnóstico, las innovaciones también suponen un gran avance en el campo del tratamiento. “Un estudio de resonancia magnética puede detectar lesiones sutiles, sobre todo en el deportista de élite, y los nuevos tratamientos pueden mejorar la evolución de una lesión”, como ha señalado Valdés. “No se trata solo de detectar una lesión, sino de hacerlo de forma precoz y personalizada para realizar el diagnóstico antes de que sea necesario un tratamiento más complicado”.

Radiología intervencionista

En cuanto a la Radiología intervencionista, los tratamientos mejoran y facilitan la recuperación de determinadas lesiones, algo de especial trascendencia para el deportista de élite, como ha destacado Pablo Valdés. Por su parte, Milagros Martí de Gracia ha indicado que “la resonancia magnética resulta útil por su función de detección de lesiones y por su valoración pronóstica. Obtener un diagnóstico preciso acelera la curación, porque permite administrar el tratamiento más adecuado”.

Respecto al beneficio terapéutico de las técnicas de imagen, en determinadas lesiones son habituales las inyecciones de plasma enriquecido con guía ecográfica. Además, las inyecciones locales de anestésicos y antiinflamatorios ecodirigidas proporcionan un tratamiento mucho más preciso y alivian los síntomas de forma inmediata. Asimismo, las técnicas combinadas, como PET/TC, consiguen unificar los detalles anatómicos con información funcional sobre el metabolismo óseo. 

Las lesiones en los deportistas deben ser tratadas de forma multidisciplinar y, a juicio de Pablo Valdés, “es necesario mejorar la adecuación de las pruebas, es decir, intentar hacer solo las pruebas necesarias en cada situación, ya que, con los grandes avances disponibles es posible caer en la tentación de pedir pruebas de muy alta resolución cuando otras más sencillas serían suficientes”.