Este sitio web está dirigido a profesionales sanitarios en España.

Tabaco, el eslabón que une la salud cardiovascular con la cavidad oral

31 julio, 2018

Tabaco, el eslabón que une la salud cardiovascular con la cavidad oral

Médicos de atención primaria y odontólogos deben trabajar juntos para que los fumadores abandonen el tabaquismo

Existe una estrecha relación entre el tabaco, las enfermedades cardiovasculares y las infecciones orales que hace que sea necesario abordarlas en su conjunto para garantizar la salud global del individuo.

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo. Más de 17,5 millones de personas fallecen cada año a consecuencia de patologías cardiovasculares1, para las que el tabaco es un factor de riesgo de primera magnitud.

El tabaquismo afecta a todo el organismo y su impacto en la cavidad oral es visible. “Además del mayor peligro de sufrir cáncer oral y otras lesiones potencialmente malignas, retrasa la cicatrización de las heridas y predispone a padecer infecciones orales de diferentes tipos. En concreto, el tabaquismo es un factor de riesgo para la periodontitis, hasta el punto de que entre el 30 y el 40 por ciento de estas afecciones de la encía pueden atribuirse al tabaco”, destaca Regina Izquierdo, vocal de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA). “La periodontitis es una enfermedad de origen bacteriano que se caracteriza por un proceso inmunoinflamatorio responsable de la destrucción de los tejidos de soporte del diente”, añade Izquierdo. “Gracias a la creciente evidencia científica es asumible que la periodontitis es, a su vez, un factor de riesgo cardiovascular, puesto que se asocia a una respuesta inflamatoria sistémica con la producción de mediadores inflamatorios que pueden afectar a diferentes órganos a distancia”.

Por tanto, la alta prevalencia de periodontitis y de problemas cardiovasculares y el hecho de compartir el tabaquismo como factor causal común, conduce a la representante de SEPA a aconsejar el abordaje conjunto de estos trastornos.

Estas relaciones se abordan en el informe Cesación Tabáquica y salud bucal, elaborado por SEPA y el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT)2, un documento que describe los efectos del tabaco en el organismo y alerta de que el tabaco está detrás de la pérdida de piezas dentales y del fracaso de los implantes (los fumadores tienen entre 2,5 y 6 veces más riesgo de pérdida de inserción dental que los no fumadores).

Regina Izquierdo, que es coautora del informe, subraya que “los beneficios de dejar de fumar para la salud general y la cardiovascular en concreto son rápidos e importantes, pues disminuye la tensión arterial, la frecuencia cardíaca y el riesgo de infarto de miocardio. Al dejar de fumar también mejora el perfil lipídico”, un beneficio que llega a la boca y que se manifiesta, describe la experta, en “mejor evolución y respuesta al tratamiento periodontal, lo que induce a su vez a una reducción progresiva y consistente de la inflamación sistémica junto a una mejoría en la función endotelial”.

La presidenta del CNPT y coautora del informe, Regina Dalmau, reitera que “cualquier enfermedad mejora si se abandona el tabaco, pero sobre todo aquellas en las que este participa como factor de riesgo, como son las afecciones periodontales o periimplantarias, y las patologías cardiovasculares”.

Unir fuerzas

El documento defiende la necesidad de que odontólogos y médicos de familia trabajen conjuntamente en la prevención del tabaquismo y en el control de las enfermedades asociadas a su consumo. Para este fin, “la relación dentista/médico de familia debería ser de apoyo mutuo pues comparten el mismo objetivo de prevención y promoción de la salud”, sostiene la vocal de la SEPA. “Sería importante –especialmente en los pacientes con alteraciones sistémicas crónicas- que el médico de atención primaria pudiera detectar la enfermedad periodontal en sus fases más tempranas (si no fuera posible realizar una exploración, utilizando cuestionarios de autovaloración fiables como el test de salud gingival de SEPA) y aconsejar al paciente el tratamiento de dicha patología lo más precozmente posible”.

A su vez, el dentista en su consulta debería identificar a las personas que presentan factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, sobrepeso, obesidad y tabaquismo) y alertarles sobre la necesidad de realizar exámenes médicos periódicos además de recomendarles adoptar hábitos de vida saludable (más deporte y mejor alimentación). “Mejorando el estilo de vida y ayudando a nuestros pacientes a dejar de fumar conseguiríamos un impacto sociosanitario extraordinario”, resalta Regina Izquierdo.

La presidenta del CNPT insiste en el importante papel que tienen el médico de atención primaria y los dentistas para ayudar a sus pacientes a dejar el hábito. “El dentista tiene acceso a una proporción muy grande de la población, la gente suele visitar con mayor frecuencia al dentista que al médico, y eso le convierte en un referente que puede transmitir de forma eficaz cualquier mensaje relacionado con el estilo de vida saludable. Este mensaje lo puede reforzar y contextualizar explicando que dejar de fumar previene o mejora el pronóstico de muchas patologías orales (bien sean periodontales o cáncer oral)”.

Por su parte, “el médico de primaria es el primer escalón del sistema sanitario, habitualmente genera una relación de confianza con sus pacientes, y es un profesional con mucha capacidad para ayudarles a dejar de fumar, tanto mediante el consejo como con el uso de fármacos si el paciente lo precisa. Asimismo, puede realizar un seguimiento del proceso de deshabituación y apoyarse en otros profesionales, como enfermería o psicología, para alcanzar ese objetivo”, concluye Regina Dalmau.

 

 

1.-Enfermedades Cardiovasculares. Datos y Cifras. OMS

http://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/cardiovascular-diseases-(cvds)

 

2.- Cesación Tabáquica y Salud Bucal. SEPA, CNPT

http://www.sepa.es/web_update/wp-content/uploads/2018/05/Informe_Tabaco_ok.pdf