Este sitio web está dirigido a profesionales sanitarios en España.

Solo la mitad de los médicos de Primaria usa cuestionarios para valorar el dolor crónico articular

12 noviembre, 2018

Solo la mitad de los médicos de Primaria usa cuestionarios para valorar el dolor crónico articular

El Estudio‘Ruta de Atención al paciente con Dolor Articular en España’ (RADAR) desvela también la falta de protocolos comunes de actuación entre Atención Primaria y Hospitalaria.

Apenas el 49,5 por ciento de los profesionales de Atención Primaria utiliza escalas o cuestionarios para valorar el nivel de dolor en las personas con dolor crónico articular, según los resultados del Estudio RADAR, presentado en Sevilla con motivo del II Foro de Cronicidad organizado de forma conjunta entre la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) y la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG)1.

El Estudio RADAR: ‘Ruta de Atención al paciente con Dolor Articular en España’ analiza la ruta asistencial del paciente con dolor articular en España, y desvela la falta de protocolos comunes de actuación entre Atención Primaria y Hospitalaria para el manejo de este tipo de dolor que afecta a las articulaciones, uno de los motivos más frecuentes en las consultas. Así, el 78 por ciento de los médicos encuestados procedentes de los dos niveles asistenciales comenta la necesidad de realizar protocolos apropiados. Además, los facultativos consultados hablan de la falta de información necesaria en los informes clínicos para el seguimiento de pacientes con dolor crónico articular.

Para conocer la valoración y el seguimiento del dolor articular en España, se realizó una encuesta a 363 profesionales de Atención Primaria y Hospitalaria (Traumatología, Rehabilitación, Unidad de Dolor y Geriatría). Fátima Santolaya, una de las responsables del proyecto, destaca aspectos como que “el 58 por ciento de los participantes consideraba que conocía el fenómeno de sensibilización central en el dolor crónico, aunque no de forma suficiente para tener repercusión clínica en su práctica diaria, y solo el 38 por ciento de los profesionales lo conoce y manejan en su práctica diaria”.

Además, el 46 por ciento de los médicos de Primaria encuestados comenta que tiene dificultades para comunicarse con el nivel hospitalario, por lo que confía en que la historia clínica electrónica y la utilización de protocolos conjuntos mejoren esa comunicación. Asimismo, los médicos consideran que existe un pobre seguimiento de guías de manejo de dolor articular, y la más utilizada es la guía de dolor de la Organización Mundial de la Salud2.

Por otro lado, el Estudio RADAR señala que en los centros donde sí existen protocolos de seguimiento del paciente con dolor articular, su utilización es del 76 por ciento. Del 49,5 por ciento de profesionales de Atención Primaria que usa escalas o cuestionarios para valorar el dolor crónico articular, la que más emplea es la Escala Visual Analógica (EVA). Respecto a los cuestionarios de calidad de vida, el 22 por ciento de los médicos los usan, sobre todo en los hospitales, posiblemente por la falta de tiempo en las consultas de los centros de salud.

Abordaje temprano del dolor

El estudio hace también hincapié en la necesidad de un abordaje temprano del dolor, el cual debe ser multiprofesional, con la implicación de los médicos, las enfermeras, los fisioterapeutas, etc., y con distintas opciones complementarias, como los fármacos, el ejercicio físico, la descarga articular, etc.

Otra de las conclusiones es que casi todos los participantes utilizan el ejercicio como tratamiento no farmacológico para abordar el dolor articular, seguido por la educación del paciente sobre el dolor crónico. En cuanto al tratamiento farmacológico del dolor articular, el abordaje temprano tiene gran impacto sobre la funcionalidad del paciente, y los médicos consultados aseguran que debe adaptarse el tratamiento analgésico al tipo de dolor.

Por último, los criterios de derivación más frecuentes de pacientes con dolor articular desde Atención Primaria a Traumatología son para valorar cirugía o medidas ortoprotésicas. Las derivaciones a Rehabilitación se deben a un control inadecuado de dolor o para mejorar la funcionalidad de la articulación. Las listas de espera a Traumatología y Rehabilitación suelen oscilar entre uno y tres meses, y el máximo son seis meses.

 

Referencias

1. II Foro de Cronicidad SEGG-SEMG 2018. Sevilla, 2018.

2. Directrices de la OMS sobre el tratamiento farmacológico del dolor persistente en niños con enfermedades médicas. Organización Mundial de la Salud, 2012.