Este sitio web está dirigido exclusivamente al profesional sanitario facultado para prescribir o dispensar medicamentos en España.

Solo el 10% de los pacientes con trastornos de ansiedad recibe el tratamiento adecuado

4 abril, 2018

Solo el 10% de los pacientes con trastornos de ansiedad recibe el tratamiento adecuado

El 10% de la población tiene trastornos de ansiedad. La cuarta parte de los afectados (27,4%) ha recibido tratamiento en algún momento aunque solo ha sido adecuado en el 10% de los casos. Uno de los motivos que conducen a esta situación es que ni el paciente ni el sistema de salud reconocen la necesidad de atención. De hecho, solo el 41.3% de quienes padecen ansiedad son conscientes de que necesitan tratamiento, y cuando la ansiedad no se combina con otro tipo de trastorno, este porcentaje baja al 26.3%. Estas son las principales conclusiones de un estudio del World Mental Healthrealizado sobre una muestra de más de 50.000 personas de 21 países, y coordinado por Jordi Alonso, director del programa de Epidemiología y Salud Pública del Instituto de Investigaciones Médicas del Hospital del Mar (IMIM)1.

“El objetivo de este trabajo, realizado bajo el auspicio de la OMS, es medir la frecuencia de los trastornos mentales a nivel internacional, así como estudiar los factores de riesgo, la carga individual y colectiva, y la atención sanitaria recibida para estos problemas”, detalla Alonso. La investigación ha revelado que los trastornos de ansiedad son los más frecuentes, con una prevalencia media del 10%, aunque las diferencias entre países son notables, y oscilan entre el 19% en Estados Unidos al 3% en China. España, con una prevalencia del 6,6%, se encuentra por debajo de la media.

Sin embargo, para Jordi Alonso, uno de los hallazgos más preocupantes es la baja proporción de uso de servicios sanitarios por parte de los afectados: poco más de la cuarta parte declara haber utilizado algún tipo de servicio médico o tratamiento para su ansiedad y solo en unos pocos casos ha sido adecuado; es decir, basado en criterios de guías de práctica clínica (tratamiento psicoterapéutico o medicación, además de cambios en el estilo de vida). “Hay un auténtico vacío de asistencia a los trastornos de ansiedad”, subraya.

La ansiedad en sí es una reacción normal al estrés, una respuesta de activación frente al peligro, pero “cuando la respuesta es exagerada e interfiere en la funcionalidad individual y social de una persona, es cuando podemos estar ante un trastorno de ansiedad”.

El también catedrático de Salud Pública de la Universidad Pompeu Fabra destaca que Atención Primaria es el nivel de diagnóstico y asistencia de los trastornos de ansiedad por excelencia y los profesionales han de enfrentarse al reto de “realizar un buen diagnóstico del trastorno de ansiedad, derivando los casos que lo requieran para tratamiento especializado -especialmente psicoterapia breve- y prescribir medicación eficaz en aquellos casos en los que sea necesaria”. El diagnóstico se ha de basar en el reconocimiento de los principales síntomas de la ansiedad, tanto los de conducta y psicológicos (evitación o bloqueos, preocupación excesiva, miedo o agobio, irritabilidad e hipervigilancia, pánico y sensación de locura o muerte inminente, dificultad para concentrarse o dormir, etc.) como los somáticos (palpitaciones, temblores, sudoración, mareos, inestabilidad, náuseas y vómitos, etc.) y a la vez descartar causas orgánicas y otros problemas mentales.

Para el tratamiento, Alonso destaca la importancia de promover hábitos saludables (como reducir la ingesta de tóxicos), el aprendizaje de estrategias de afrontamiento y de técnicas sencillas de relajación y “tener en cuenta que los fármacos ansiolíticos solo sirven para la mejora sintomática y de manera temporal”. Con todo, “el reto más importante es la derivación a la atención especializada en salud mental”, advierte el experto del Hospital del Mar, y para facilitar ese acceso, se ha creado en Cataluña un programa de soporte a la Atención Primaria por el que especialistas en salud mental acuden a los centros de AP para colaborar en la identificación y el seguimiento de los pacientes. Y, aun así, todavía hay que mejorar en “la prestación de psicoterapia breve de tipo grupal o cognitivo conductual, que son altamente eficaces para los trastornos de ansiedad. Falta ampliar esos programas para poder dar el servicio que se necesita”.

Los trastornos de ansiedad -que suelen aparecer en la época temprana de la vida- tienden a ser crónicos y asociados a comorbilidades y discapacidad importante. Por ello, “es fundamental evitar que se cronifiquen. La persistencia del trastorno, por razones como un tratamiento inadecuado, se asocia con la aparición de nuevos trastornos mentales, especialmente depresión, lo que agrava la discapacidad y el pronóstico de la enfermedad mental”, insiste Alonso. “Es importante la Atención Primaria y adecuada de los problemas de ansiedad. Este es un reto que debe superar la tendencia a minimizar la importancia del trastorno”.

 

1.-Alonso J , Liu Z , Evans-Lacko S , et al. La brecha de tratamiento para los trastornos de ansiedad es global: Resultados de las Encuestas Mundiales de Salud Mental en 21 países. Depress Anxiety, 2018 ; 1 – 14 . https://doi.org/10.1002/da.2271