Este sitio web está dirigido exclusivamente al profesional sanitario facultado para prescribir o dispensar medicamentos en España.

El SNS incorpora el cribado de cáncer de cérvix a su cartera común de servicios

23 julio, 2019

El SNS incorpora el cribado de cáncer de cérvix a su cartera común de servicios

Entre 25 y 34 años la prueba será a través de citologías cada tres años, mientras que en mujeres de 35-65 años ser hará la determinación del VPH de alto riesgo

El Ministerio de Sanidad ha informado de la entrada en vigor el pasado 1 de julio de las órdenes que amplían la cartera común básica de servicios asistenciales del Sistema Nacional de Salud (SNS), cubiertos de forma completa por financiación pública, y que incluyen el programa poblacional de cribado de cáncer de cuello de útero, del que se beneficiarán mujeres de entre 25 y 65 años. La orden contempla un plazo de seis meses para que CC. AA., Ceuta y Melilla y las mutualidades de funcionarios adapten sus catálogos a lo dispuesto en la orden y se ajusten a la actualización de la cartera de servicios comunes del SNS.

Anteriormente al 1 de julio, la cartera de servicios del SNS contemplaba el cribado de cáncer de cérvix esporádico a solicitud de la mujer que se realizaba la prueba. A partir de la Orden aprobada, se establece un programa de cribado poblacional y se determina la población diana, las características de la prueba de cribado y el intervalo entre exploraciones de acuerdo con la evidencia científica.

En general, el cribado se realizará a las mujeres de entre 25 y 65 años. Entre 25 y 34 años la prueba será a través de citologías cada tres años. En las mujeres con edades comprendidas entre los 35 y los 65 años, mediante la determinación del VPH de alto riesgo. En este caso, si la prueba es negativa, se repetirá la determinación a los cinco años, y si es positiva, se realizará una citología.

Tercera neoplasia más frecuente en la mujer

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) ha indicado que el cáncer de cuello uterino es la tercera neoplasia más frecuente en mujeres a nivel mundial. Según esta sociedad científica, el cribado poblacional puede reducir un 70-80 por ciento de su incidencia y mortalidad.

El virus del papiloma humano (VPH) es el agente causal del cáncer de cuello de útero y de las lesiones precursoras. Para su desarrollo, el virus debe persistir en el organismo. Así, más del 90 por ciento de las infecciones por VPH son transitorias. El cribado de cérvix, según ha explicado la SEGO, incluye el conjunto de pruebas para diagnóstico precoz que se realizan a la población susceptible de desarrollar este tumor desde el sistema sanitario público.