Este sitio web está dirigido a profesionales sanitarios en España.

El síndrome de apnea-hipopnea del sueño aumenta el riesgo de diabetes en mujeres perimenopáusicas y de HTA en los hombres

12 julio, 2018

El síndrome de apnea-hipopnea del sueño aumenta el riesgo de diabetes en mujeres perimenopáusicas y de HTA en los hombres

Este riesgo es independiente del número de horas de sueño

La cantidad recomendable de sueño para un adulto es de, al menos, 7 horas diarias para mantener una salud óptima. No cumplir estos mínimos de forma habitual se asocia a problemas que van desde el aumento de peso a la hipertensión, enfermedad cardiaca, accidente cerebrovascular, disminución de la función inmunológica y desde luego menor rendimiento físico y mental. Las personas que habitualmente no duerman lo suficiente deberían consultar con su médico, según recoge la Declaración de Consenso de la Sociedad Americana del Sueño1.

Pero no es solo cuestión de cantidad, también de calidad, puesto que los trastornos respiratorios durante el sueño se asocian a un mayor riesgo de desarrollar diabetes e hipertensión, una asociación que es independiente de la duración del sueño. Además, las consecuencias de las alteraciones respiratorias moderadas a graves varían entre sexos, de forma que en mujeres pre y postmenopáusicas favorecen la aparición de diabetes mientras que en los hombres aumenta el riesgo de hipertensión. Estas son algunas de las conclusiones de un estudio publicado en Sleep y desarrollado por un equipo de investigadores del Departamento de Medicina de Atención Respiratoria y Control del Sueño de la Facultad de Medicina de la Universidad de Kioto (Japón)2.

Para el trabajo, los autores evaluaron a 7051 participantes con actigrafía de muñeca (un método no invasivo que mediante la colocación de un sensor en la muñeca permite valorar los periodos de reposo y actividad) durante una semana y oximetría nocturna durante dos o más noches. Los trastornos respiratorios se definieron como una reducción del 3 por ciento en el índice de saturación de oxígeno, y se consideraron de gravedad moderada a severa cuando había 15 o más episodios de desaturación cada hora. Con esta metodología, los investigadores determinaron que el riesgo de diabetes e hipertensión está directamente relacionado con la respiración y no con la duración del sueño.

Las variaciones según el sexo se deben, según Marta Moraleda, miembro de la Sociedad Española del Sueño (SES) y de la Unidad del Sueño del Hospital Sant Joan de Déu, de Barcelona, a que “la fisiopatología del síndrome de apnea-hipopnea durante el sueño es diferente en ambos sexos. En la edad adulta predomina en el sexo masculino y se relaciona con la obesidad como principal factor de riesgo. Sin embargo, en la mujer el síndrome de apnea-hipopnea durante el sueño aumenta en la menopausia, debido a que durante la edad fértil las hormonas -en concreto los estrógenos- actúan como factor protector”. Pero en la menopausia, “con la disminución de los niveles de estrógenos, en la mujer aumenta el riesgo de presentar el Síndrome de Apnea-Hipopnea durante el sueño igualándose prácticamente al del hombre”, explica la especialista.

Por otra parte, “este estudio pone de manifiesto que la fisiopatología de la comorbilidad asociada al síndrome de apnea-hipopnea podría ser diferente entre sexos y específicamente en el sexo femenino en relación con la situación hormonal”, añade.

Para mejorar la respiración durante el sueño, las medidas son, fundamentalmente, higiénico dietéticas. Moraleda insiste en que se basan “simplemente en mantener una vida saludable con dieta equilibrada, ejercicio físico moderado de forma regular, evitando el sedentarismo y el consumo de alcohol”.

La portavoz de la SES destaca la importancia del médico de Atención Primaria para prevenir el desarrollo de complicaciones derivadas de los trastornos respiratorios durante el sueño. “El médico de Primaria tiene, sin duda, un papel clave en el cribado del paciente con síndrome de apnea-hipopnea durante el sueño. Por ello, toda persona roncadora, con o sin hipersomnolencia diurna, obesidad y anomalías craneofaciales debería ser remitida a un centro especializado en trastornos de sueño”, aconseja Marta Moraleda.

 

 

1.- Consensus Conference Panel; Recommended Amount of Sleep for a Healthy Adult: A Joint Consensus Statement of the American Academy of Sleep Medicine and Sleep Research SocietySleep, Volume 38, Issue 6, 1 June 2015, Pages 843–844, https://doi.org/10.5665/sleep.4716

 

2.- Impact of sleep characterististics and obesity on diabetes and hypertension across genders and menopausal statusthe Nagahama study.

Takeshi Matsumoto, Kimihiko Murase, Yasuharu Tabara, David Gozal, Kazuo Chin et Al.

Sleep, zsy071, https://doi.org/10.1093/sleep/zsy071