Este sitio web está dirigido a profesionales sanitarios en España.

El predominio de la cepa B explica la corta eficacia de la vacuna antigripal de esta temporada

6 marzo, 2018

El predominio de la cepa B explica la corta eficacia de la vacuna antigripal de esta temporada

La epidemia de gripe se encuentra en su momento álgido, con una incidencia de 290 casos por cien mil habitantes[1], aunque todavía lejos de los 343 casos registrados entre las semanas 5 y 6 de la temporada 2014-2015. Con todo, es prioritario frenar la transmisión del virus, que implica un importante coste socioeconómico (superior a los mil millones de euros en España[2]. Sin embargo, el patógeno es altamente transmisible hasta el punto de que desafía las vías de contagio más comunes (a través de la gotas de saliva entre personas en contacto estrecho o tocando superficies contaminadas con el virus) para propagarse incluso a través de la respiración, apunta un estudio de la Universidad de Maryland publicado en la revista PNAS[3].

La doctora Esther Redondo, coordinadora del Grupo de Trabajo de Actividades Preventivas y Salud Pública de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), aclara que “la transmisión de la gripe en forma de aerosoles respiratorios, en vez de transmisión goticular, no es un postulado reciente. El estudio de PNAS[4] ahonda en este mecanismo de transmisión oportunista de la gripe, en el que la persona enferma de gripe produciría aerosoles infecciosos. En los aerosoles, la partícula acuosa mide menos de 5 micrones, y esto le permite evaporarse, formar aerosoles y permanecer suspendida en el ambiente y superficies durante mucho tiempo, ocurriendo sobre todo los primeros días de la enfermedad”. Aun así, la experta subraya que lo fundamental es que “la gripe es contagiosa, altamente transmisible. Los adultos pueden contagiar a partir de un día antes de que se desarrollen los síntomas y hasta 5 o 7 días después del inicio de la enfermedad. Este tiempo es superior en los niños, que pueden contagiar durante más de una semana”. La transmisión del virus puede producirse durante la fase asintomática de la influenza, cuando la persona aún no presenta síntomas.

Vacuna en entredicho

La vacunación de los grupos de riesgo es la mejor estrategia para evitar complicaciones en las personas más vulnerables, aunque, en términos generales, poco más de la mitad de la población española se vacuna frente a la influenza. Esta temporada, la eficacia de la vacuna ha sido cuestionada desde el principio, y ello ha sido a raíz del escaso éxito (10%) que ha tenido en Australia, aunque las previsiones señalan que el resultado será mejor en Estados Unidos[5]. Aún es prematuro definir la efectividad en el hemisferio norte porque ahora es cuando está atravesando la epidemia de influenza, por eso, Semergen emitió un comunicado hace dos semanas en el que explica que “la vacuna antigripal se ve muy afectada por el grado de concordancia o mismatch entre las cepas circulantes y las incluidas en la vacuna. La Organización Mundial de la Salud determinó que para la temporada 2017-2018 en el hemisferio norte, la vacuna trivalente se fabricaría con dos cepas del virus A —la A (H1N1) y la A (H3N3)— y otra del virus B, en concreto, del linaje B-Victoria”.

Los datos del Centro Nacional de Epidemiología indican que, por ahora, la mayoría de los casos (72%) corresponden a la cepa B, concretamente de las muestras de gripe B genotipadas, un 80% corresponden al linaje Yamagata que no se ha incluido en la vacuna trivalente que se ha administrado en España, si bien sí se ha incluido esta cepa en la vacuna tetravalente de la gripe”, detalla Esther Redondo en el comunicado de Semergen.

Por esta razón, y dado que son cuatro años consecutivos en los que no ha habido concordancia entre la cepa B circulante y la incluida en la vacuna, el Centro de Control de Enfermedades Europeo (ECDC) está planteando que los Estados Miembros puedan hacer uso de vacuna cuadrivalente la temporada que viene, que incluye los dos linajes de cepa B.

No obstante, aunque la concordancia entre las cepas virales incluidas en la vacuna y las cepas virales circulantes no sea completa (con la consabida disminución de la efectividad), “la vacuna puede ofrecer cierta protección contra la enfermedad”, aseguran desde la Sociedad de Médicos de Atención Primaria.

Protección duradera

Los problemas de efectividad podrían resolverse con el diseño de una vacuna de cuatro cepas que podría, además, conferir protección permanente, piensa un equipo de científicos de la Universidad de Nebraska que ha publicado sus trabajos en un artículo en la revista Scientific Reports[6]. Sobre esta estrategia, Redondo recuerda que “hace más de diez años que se está investigando sobre una vacuna universal de la gripe, buscando dianas que hagan posible una vacuna universal que no quede desactualizada por las variaciones anuales y poli anuales del virus”, y algunos modelos de vacunas “están en las fases iniciales de desarrollo clínico”.

Mientras llega una vacuna universal, “la novedad en vacunas antigripales es la vacuna cuadrivalente que elimina el problema de la discordancia de las cepas circulantes con las incluidas en la vacuna”, prosigue la experta, que insiste en la importancia de la vacunación: “Las circunstancias clínico-epidemiológicas de la gripe confieren peculiaridades irrepetibles tanto en la formulación de la vacuna como en el hecho de la vacunación. La vacunación antigripal es la estrategia más eficaz para prevenir la infección por el virus de la gripe[7]. Todos los profesionales de la salud debemos dirigir nuestros esfuerzos a implementar las estrategias de prevención frente a la gripe”[8].

 

 

[1] Sistema de vigilancia de la gripe en España. Instituto de Salud Carlos III. Disponible en:

http://vgripe.isciii.es/inicio.do

[2] Xavier Badia Llach, Montserrat Roset Gamisans , José M. Francés Tudel, Concha Álvarez Sanz y Carlos Rubio Terrés. Study of flucosts. Aten. Primaria. 2006;38(5):260-7. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0212656706704954

[3] JinJan et al. Infectious virus in exhaled breath of symptomatic seasonal influenza cases from a college community. Proceedings of the National Academy of Sciences Jan 2018, 201716561; DOI:10.1073/pnas.1716561115. Disponible en: http://www.pnas.org/content/early/2018/01/17/1716561115.abstract?sid=14a83c47-c67d-434d-a115-d633dcbb5d54

[4] JinJan et al. Infectious virus in exhaled breath of symptomatic seasonal influenza cases from a college community. Proceedings of the National Academy of Sciences Jan 2018, 201716561; DOI:10.1073/pnas.1716561115. Disponible en: http://www.pnas.org/content/early/2018/01/17/1716561115.abstract?sid=14a83c47-c67d-434d-a115-d633dcbb5d54

[5] Utmb Health. How well will the flu vaccine work this winter? Disponible en: https://www.utmb.edu/newsroom/article11713.aspx

[6] Lingel A, Bullard BL, Weaver EA. Efficacy of an Adenoviral Vectored Multivalent Centralized Influenza Vaccine. Scientific Reports. 2017;7:14912. doi:10.1038/s41598-017-14891-y. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5668234/

[7] Organización Mundial de la Salud. Influenza estacional. Hoja de datos revisada. Enero 2018. Disponible en: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs211/en/

[8] Editorial. Preparing for seasonal influenza. The Lancet , Volume 391, Issue 10117, 180. Disponible en: