Este sitio web está dirigido a profesionales sanitarios en España.

Médicos de Primaria reivindican la utilización del ultrasonido diagnóstico

20 diciembre, 2018

Médicos de Primaria reivindican la utilización del ultrasonido diagnóstico

La SEMG defiende que “el médico de familia no puede ser nunca un intruso cuando maneja un ecógrafo como complemento a su actividad clínica habitual”

 

La Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) ha reivindicado la utilización del ultrasonido diagnóstico o ecografía, ya que “no es exclusivo” de ninguna especialidad. Responde así al Documento de Posicionamiento publicado por la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM) sobre la ecografía en la Atención Primaria.

La SEMG ha avalado la creación de la Sociedad Española de Ecografía (SEECO) y ha organizado diversos congresos nacionales e internacionales, así como cursos y publicaciones. Algunas comunidades autónomas, como Madrid, han procedido a la introducción de la ecografía en el campo de la Atención Primaria, y han impulsado la formación por parte de los médicos de familia en esta disciplina, a pesar de la negativa de los radiólogos.

Según defiende la SEMG, “el médico de familia no puede ser nunca un intruso cuando maneja, como complemento a su actividad clínica habitual, un ecógrafo”, en alusión a la Declaración de la Comisión Central de Deontología Médica sobre las fronteras internas del ejercicio profesional publicada en 1997. Unos años antes la Comisión Central de Deontología de la Organización Médica Colegial (OMC) había abordado este tema, incluso con la organización de varias reuniones entre la SERAM y la SEMG que no llegaron a celebrarse. El objetivo era buscar “un acercamiento y una complicidad con los que manejaban técnicas de imagen en un momento en el que la ecografía nacía para todos”, como recuerda la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia.

Según la SEMG, la SERAM adoptó una postura “beligerante y de confrontación rotunda”, “con honrosas excepciones”, llegando incluso a acusar a los médicos de Primaria de “intrusismo” por realizar esta tecnología. Igualmente, han realizado “un cuestionamiento permanente del empleo de estas técnicas en Atención Primaria, y no por parte de cualquier otra especialidad”. La SEMG también critica “el intento de tutela permanente” de su especialidad, lo que supone “una falta de respeto”, ya que no comprende el papel de la Medicina de Familia en España.

 

Reducción de las listas de espera

La SEMG considera “un tópico” recurrir a la argumentación del acercamiento de esta técnica al paciente ante las listas de espera que genera el Sistema Nacional de Salud para acceder al servicio de Radiología de un hospital. “Los resultados obtenidos en Atención Primaria han reducido el estadiaje de tumores como los renales o de vejiga considerados incidentalomas en una exploración ecográfica rutinaria”, recuerda la sociedad científica de médicos de Primaria.

En su comunicado, la SEMG recalca que el médico de familia “no quiere ser un radiólogo frustrado ni ejercer como tal, sino un clínico completo que maneja tecnologías cada vez más baratas y asequibles y que, con la formación oportuna, consigue disminuir la incertidumbre”. En este sentido, en la Comunidad de Madrid, de las 31.269 ecografías realizadas en Primaria durante 2016, el 27,8 por ciento necesitó una derivación posterior a Atención Especializada.

Por el contrario, la SEMG reconoce que “es una realidad en España la presencia de médicos que son referentes en ecografía provenientes de distintas especialidades y formados en distintos campos que no son precisamente radiólogos y que sí han demostrado una gran generosidad a la hora de formar a otros compañeros”. Sin embargo, desearía “una colaboración más estrecha y simétrica con la SERAM, igual que existe a nivel formativo con otras sociedades científicas que sí han entendido el papel actual del médico de familia”.

“Cuestionar la utilización en Atención Primaria de tecnologías como la electrocardiografía, la espirometría, el MAPA, la dermatoscopia o la propia ecografía, es minusvalorar la propia esencia de nuestra especialidad”, dicen desde la SEMG, que añaden como elemento a tener en cuenta el “innegable beneficio para el paciente”.