Este sitio web está dirigido a profesionales sanitarios en España.

Más del 70% de la población está afectada de alguna forma por el estrés

9 febrero, 2019

Más del 70% de la población está afectada de alguna forma por el estrés

“No se trata solo de síntomas puntuales, sino de situaciones que en muchos casos motivan una baja laboral”, dice Stella Maris Méndez, facultativa de semFYC.

Actualmente, más del 70 por ciento de la población está afectada de una forma u otra por el estrés, según ha afirmado Stella Maris Méndez, facultativa de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC). “No se trata solo de síntomas puntuales, sino de situaciones que en muchos casos motivan una baja laboral por dicha causa, lo que supone la epidemia del siglo XXI”, ha añadido la responsable del Grupo de Trabajo de Salud Basada en las Emociones. El estrés requiere un abordaje multifactorial, y es necesario diseñar un manejo para mejorar la calidad de vida del paciente y prevenir las consecuencias.

“Se necesitan momentos de recuperación psicofísica tras la respuesta a una situación percibida como estresante. También son necesarios los mecanismos adaptativos que nos permitan mantener el equilibrio para actuar adecuadamente en nuestro día a día, en muchas instancias de ese tipo, con nuestros pacientes y en la vida personal”, ha comentado la Dra. Méndez.

Cuando los mecanismos correspondientes no funcionan o bien se producen una serie de factores, se experimentan las consecuencias físicas, emocionales y sociales de ese desequilibrio, y se genera el sustrato idóneo para patologías más complejas. La intención subyacente de esta reacción es la protección ante posibles situaciones percibidas como amenazantes, y, de hecho, esta situación de cierta alarma puede resultar positiva para afrontar los desafíos y continuar con el crecimiento personal.

Tres vías

Stella Méndez ha explicado que el mecanismo del estrés presenta una relación en red de todos sus componentes: psíquicos, biológicos y sociales: “Las vías clásicas del estrés involucran inicialmente al hipotálamo integrando las aferencias viscerales y sensoriales y este, a su vez, activaría dos rutas paralelas que también interactúan entre sí: el eje simpático-adreno-medular y el eje hipotalámico-pituitario-adrenal. Esta situación produce la liberación de mediadores y neurohormonas”.

En relación con el estrés, es fundamental conocer el papel de las citoquinas y del mecanismo proinflamatorio que se genera como consecuencia de la actividad neurohormonal, ya que “afectan también el sistema inmune y crean el microambiente propicio para el desarrollo de patologías como el cáncer o el deterioro cognitivo” (1).

Asimismo, otras patologías vinculadas con el estrés son la hipertensión arterial, la cardiopatía isquémica, el síndrome ansioso depresivo y los trastornos digestivos, entre otros. “Cuando el sistema nervioso está equilibrado, las defensas están óptimas. Sabemos que los estados estresantes y deprimentes son proinflamatorios, por lo que pueden ser precursores de las patologías vinculadas a los mismos”, ha dicho la doctora.

Los consejos más útiles para el paciente, según informan desde semFYC, son:

- Dormir el número necesario de horas y que el descanso sea de calidad.

- Alimentación sana.

- Realizar actividad física.

- Evitar tóxicos medioambientales, en la alimentación, etc.

- Aprender a meditar y a relajarse (2).

- Cuidar la vida familiar, social, cultural, etc.

 

Referencia

1. Dantzer R, Wollman EE. Relationships between the brain and the immune system. J Soc Biol 2003;197:81-8.

2. Goleman, D. Inteligencia emocional. Barcelona: Ed. Kairos;2005.