Este sitio web está dirigido a profesionales sanitarios en España.

Las mujeres no hipertensas con cifras de tensión más altas tienen mayor riesgo de sufrir abortos espontáneos

15 mayo, 2018

Las mujeres no hipertensas con cifras de tensión más altas tienen mayor riesgo de sufrir abortos espontáneos

El aborto espontáneo es muy frecuente, tanto que sucede entre el 10 y el 20% de los embarazos y el 85% se produce antes de la doce semana de gestación. El riesgo de aborto espontáneo aumenta con la edad materna, para pasar del 11% en mujeres de 20 a 24 años; al 15% entre 30 y 34 años; 24,6% a los 35 a 39 años; 51% entre 40 a 44 años, y se dispara por encima del 90% a partir de los 45 años, según los datos de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia1. Aunque se apuntan a numerosos factores de riesgo, como fumar, consumir alcohol o determinadas enfermedades (además de la demostrada edad de la madre), lo cierto es que en la mayoría de los casos no se llega a conocer el motivo por el que el embarazo no prospera.

Un nuevo estudio publicado en la revista de la Asociación Americana de Hipertensión apunta que las mujeres con cifras de tensión arterial más altas antes de quedarse embarazadas tienen más riesgo de sufrir un aborto. Según Carrie J. Nobles, autora principal de la investigación, la presión arterial en adultos jóvenes se asocia a mayor riesgo de enfermedad cardiaca a lo largo de la vida, y de la misma forma podría tener un efecto sobre la salud reproductiva2.

El estudio se realizó sobre 1.228 mujeres (de 28,7 años de media de edad), con abortos previos. Las cifras de tensión antes del embarazo fueron de 111.6/72,5 mm Hg (en valores normales). Concibieron 797 mujeres y el 24% perdió el feto. Los autores constataron que un aumento de 10 puntos de las cifras de tensión diastólica se asoció a un 18% más de riesgo de aborto, y una subida de 10 puntos de la presión arterial media, incrementaba un 17% el peligro de pérdida del embarazo.

Los autores admiten que es prematuro establecer una relación directa entre cifras de tensión y aborto, pero la posibilidad viene en un momento particularmente sensible, ya que hace menos de un año la Sociedad Americana de Cardiología y el Colegio Americano del Corazón han recomendado rebajar a 130/80 mm Hg las cifras de hipertensión3, una recomendación que se debatirá en junio en el Congreso Europeo de Hipertensión, que tendrá lugar en Barcelona.

Rafael Terán, del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid insiste en que “existe un gran debate mundial sobre si iniciar o no el tratamiento con cifras más bajas de TA, y parece claro que en pacientes más jóvenes, y sobre todo si presentan otro factor de riesgo cardiovascular asociado, merece la pena para la prevención de enfermedades cardiovasculares controles más bajos de TA”. Ahora bien, lo expuesto es diferente de “establecer correlaciones entre cifras normales de TA y abortos no explicados, y este trabajo no aporta ningún dato para pensar en una relación más allá de la causalidad”.

Inés Tamarit, jefa asociada del Servicio de Ginecología del mismo hospital, comenta que “este trabajo confirma de alguna forma la observación que tenemos los que nos dedicamos a la medicina fetal y es que hipertensión siempre ha sido factor de riesgo en la gestación”, y asegura que “las mujeres con tensiones elevadas tienen mayor riesgo de complicaciones durante el embarazo. Hay que tener especial atención con las gestantes que no tienen diagnóstico de hipertensión”.

La explicación de Tamarit para la correlación entre tensión arterial y aborto es que “las hipertensas tienen, por decirlo de alguna manera, las arterias más contraídas y existe un riesgo mayor de que el flujo sanguíneo no llegue adecuadamente a la placenta y, por tanto, al feto. Esto se asocia a una falta de oxigenación que puede derivar en un aborto en el primer trimestre o con complicaciones tardías en la gestación”.

Tanto por lo que sugieren los estudios, como por lo observado en la práctica clínica, la ginecóloga considera que “la situación ideal para un embarazo es realizar una consulta preconcepcional para planificar el embarazo y en la que el médico de Atención Primaria compruebe la salud general de la mujer y sus cifras de tensión, que deben ser de, aproximadamente, 120/80 mm Hg y siempre inferiores a 140/90 mm Hg”.

 

 

1.-Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO). Protocolos asistenciales en Obstetricia. Aborto Espontáneo.

www.elsevier.es/en-revista-neurologia-english-edition–495-pdf-S0304501310004565-S

2.-Preconception Blood Pressure Levels and Reproductive Outcomes in a Prospective Cohort of Women Attempting Pregnancy.

Carrie J. Nobles, Pauline Mendola, Sunni L. Mumford, Ashley I. Naimi, Edwina H. Yeung, Keewan Kim, Hyojun Park, Brian Wilcox, Robert M. Silver, Neil J. Perkins, Lindsey Sjaarda, Enrique F. Schisterman

https://doi.org/10.1161/HYPERTENSIONAHA.117.10705

Hypertension. 2018;71:904-910

3Paul K. Whelton et al. ACC/AHA/AAPA/ABC/ACPM/AGS/APhA/ASH/ASPC/NMA/PCNA Guideline for the Prevention, Detection, Evaluation, and Management of High Blood Pressure in Adults: Executive Summary.Hypertension. 2017;HYP.0000000000000066

https://doi.org/10.1161/HYP.0000000000000066