Este sitio web está dirigido exclusivamente al profesional sanitario facultado para prescribir o dispensar medicamentos en España.

Las dietas de alto contenido proteico pueden producir efectos adversos en la ERC

9 octubre, 2017

Las dietas de alto contenido proteico pueden producir efectos adversos en la ERC

El documento de consenso para la detección y el manejo de la enfermedad renal crónica (ERC) aconseja sobre actitudes, estilo de vida y tratamiento en la enfermedad

La prevención, detección, remisión al especialista y el manejo de la ERC, con el fin de mejorar la salud renal y el pronóstico de los pacientes, es el objetivo del documento de consenso para la detección y manejo de la enfermedad renal crónica (ERC), en el que fueron implicadas en su redacción las sociedades científicas1.

El documento, elaborado después de revisar exhaustivamente la literatura más reciente y las últimas recomendaciones de práctica clínica basadas en la revisión crítica de las principales guías clínicas sobre ERC y en el apoyo ocasional de los escasos estudios aleatorizados en pacientes con ERC, aconseja, en uno de sus apartados, sobre actitudes, estilo de vida y tratamiento.

Ejercicio físico y dietas

Relativo al ejercicio físico y, como norma general, se recomienda realizar 30-60 minutos de ejercicio moderado de 4 a 7 días por semana. Cuando la enfermedad renal está establecida, el ejercicio debe adaptarse a la capacidad física de cada paciente.

Las recomendaciones dietéticas deben individualizarse para evitar sobrepeso u obesidad, pero también según la función renal del paciente y la existencia de otros factores de riesgo en los que esté indicada alguna restricción específica. En ERC en estadios 1-3: solo se recomiendan dietas hiposódicas en caso de hipertensión arterial (HTA) y/o insuficiencia cardíaca; en ERC en estadios 4-5: recomendaciones dietéticas sobre el sodio, el fósforo, el potasio y las proteínas.

Las necesidades energéticas son similares a las de la población general. La aportación adecuada de proteínas en pacientes con ERC es de 0,8 g/kg de peso, el 50% de las cuales debe ser de alto valor biológico, es decir, de origen animal; el otro 50% debe completarse con las proteínas que contienen el resto de los alimentos incluidos en la dieta (de origen vegetal). Por otra parte, el uso de dietas de alto contenido proteico, así como de fármacos que produzcan reducción del peso, puede producir efectos adversos en la ERC2. En pacientes con ERC en hemodiálisis (HD), la ingesta proteica puede aumentar hasta 1,2 g/kg de peso para favorecer un adecuado balance proteico, evitar el desgaste calórico-energético y lograr un adecuado estado nutricional.

El consumo diario de sal ha de ser menor de 6 g (equivale a 2,4 g de sodio). En fases iniciales de la enfermedad renal, una restricción de sal más estricta se aplicará únicamente a los pacientes hipertensos. La dieta debe completarse con restricción de potasio y fósforo, y aporte de vitamina D. No se considera perjudicial una ingesta moderada de alcohol, como en la población general, lo que supone unos 12 a 14 g de etanol (aproximadamente 300 cc de cerveza o 150 cc de vino). Pero hay que tener en cuenta no solo las calorías presentes en el alcohol, sino también la cantidad de líquido y el contenido en azúcar, potasio, fósforo y sodio, que debe limitarse en muchos pacientes, según los factores de riesgo asociados y el grado de insuficiencia renal que presenten.

Obesidad y tabaquismo

Hay pocos ensayos clínicos especialmente diseñados, pero existen datos que apoyan que la reducción de peso y de la ingesta de grasas puede disminuir el riesgo de ERC3. El tratamiento de la obesidad en pacientes con ERC debe ser no farmacológico y consistir en la realización de ejercicio físico y en una dieta hipocalórica. El uso de fármacos para reducir el apetito no está indicado en pacientes con ERC.

El hábito de fumar representa uno de los factores directos involucrados en la progresión de la enfermedad renal y se han publicado datos de asociación entre este hábito y el deterioro de la función renal en la población general. En los pacientes fumadores se debe de realizar un consejo empático, pero firme y motivado, para dejar de fumar y se hará énfasis en los beneficios esperados individuales y en las posibles ayudas para conseguirlo.

 

1Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.); Sociedad Española de Hipertensión Arterial-Liga Lucha Contra la HTA (SEH-LELHA); Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI); Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN); Sociedad Española de Diabetes (SED); Sociedad Española de Cardiología (SEC); Sociedad Española de Médicos Generalistas (AP) (SEMG); Sociedad Española de Química Clínica (SEQC); Sociedad Española de Medicina Rural y Generalista (AP) (SEMERGEN); Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (AP) (SEMFyC). Grupo de redactores del documento de consenso para la detección y el manejo de la enfermedad renal crónica: Alberto Martínez-CastelaobJosé L. Górriz-TeruelbJordi Bover-SanjuánbJulián Segura-de la MorenacJesús CebolladadJavier EscaladaeEnric EsmatjesfLorenzo FácilagJavier GamarrahSilvia GràciaiJulio Hernánd-MorenohJosé L. Llisterri-CarojPilar MazóngRosario MontañésiFrancisco Morales-OlivacManuel Muñoz-TorresePedro de Pablos-VelascofAna de SantiagojMarta Sánchez-CelayakCarmen SuárezSalvador Tranchek

2Navaneethan SD, Kirwan JP, Arrigain S, Schreiber MJ, Sehgal R, Schold JD. Overweight, obesity and intentional weight loss in chronic kidney disease: NHANES 1999-2006. Int J Obes (Lond) 2012;36(12):1585-90.

3Navaneethan SD, Yehnert H, Moustarah F, Schreiber MJ, Schauer PR, Beddhu S. Weight loss interventions in chronic kidney disease: a systematic review and meta-analysis. Clin J Am Soc Nephrol 2009;4:1565-74.