Este sitio web está dirigido a profesionales sanitarios en España.

La salud 2.0 contribuye a mejorar la relación médico/paciente

12 diciembre, 2017

La salud 2.0 contribuye a mejorar la relación médico/paciente

Internet es un terreno altamente sensible para la salud. Es de sobra conocida la ingente cantidad de información falsa y engañosa que circula por la red y los riesgos que entraña, pero también existen numerosas webs y aplicaciones de salud avaladas por organismos públicos y sociedades científicas que resultan de gran interés tanto para enfermos como para los médicos y, en opinión del doctor Fernando María Navarro i Ros, “pueden mejorar muchísimo la relación médico/paciente, incluso la cumplimentación de los tratamientos”, hasta el punto de que “es más sencillo entablar una conversación con un paciente adecuadamente informado que con un paciente a quien hay que explicarle todos los conceptos básicos”, añade Isidoro Rivera, vocal de la Junta Directiva Nacional de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen).

Rivera defiende que sitios como PacientesSemergen.es “pueden contribuir notablemente a optimizar los recursos sanitarios disponibles”, una utilidad especialmente importante en Atención Primaria donde hay hiperfrecuentación y un mal uso de los recursos por falta de información, educación, prevención y promoción de la salud.

Navarro i Ros destaca la utilidad de las webs de las Consejerías de Salud y las de algunas sociedades científicas, que cuentan con áreas diferenciadas de pacientes y de profesionales, y en las que los enfermos encuentran información veraz. Otro recurso son las bibliotecas virtuales que tienen una parte para público general, “es el caso de fisterra.com, un portal de profesionales que cuenta con un apartado para pacientes, o Medlineplus”.

En cuanto a las aplicaciones de salud, “hay muchas fiables para profesionales, como Idoctus o Medscape”, comenta Navarro, aunque el objetivo es “saber cuáles pueden utilizar nuestros pacientes”. Algunas aplicaciones ofrecen un sistema de monitorización y son muy cómodas para el enfermo, como son las app para el control de glucosa de diabéticos (indican la cantidad de insulina que deben administrarse, una foto de la comida basta para mostrar el contenido en hidratos de carbono, etc) , “pero son aplicaciones que están dispersas y es difícil localizarlas”, insiste el experto, por ello “es importante para el profesional conocerlas, preguntar al paciente directamente si utiliza alguna aplicación y comprobar si la aplicación es veraz y fiable, si procede de alguna compañía que trabaja en esa área o si se ha desarrollado a través de una consejería de salud o de una sociedad científica”.

Prescribir webs

La rapidez con la que avanza el mundo 2.0 resulta abrumadora, aunque para Navarro “lo más importante es que los sanitarios conozcamos estas tecnologías y sepamos que están a nuestra disposición. Si el profesional no se lanza a explorar las aplicaciones, es un recurso que se quedará fuera del alcance de sus pacientes, porque los médicos, además de prescribir medicación, debemos empezar a prescribir sitios de información y aplicaciones fiables que realmente puedan ser de utilidad”.

Sin embargo, la realidad es que los facultativos de Primaria todavía no son muy activos en el uso de las redes sociales y de otros recursos digitales en la consulta, “tal vez por falta de tiempo y porque la velocidad de Internet es muy superior a la que una persona puede abarcar”, aunque también desconfían de los pacientes informados, una percepción errónea puesto que “los estudios revelan que son los que más se preocupan por su salud y además aumentan la fiabilidad en el médico de Primaria, con independencia de lo que diga internet”