Este sitio web está dirigido a profesionales sanitarios en España.

La depresión, condición más común en pacientes con enfermedad renal terminal o insuficiencia renal crónica

25 octubre, 2017

La depresión, condición más común en pacientes con enfermedad renal terminal o insuficiencia renal crónica

La depresión es la principal causa de problemas de salud y discapacidad en todo el mundo. Según las últimas estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 300 millones de personas viven con depresión, un incremento de más del 18% entre 2005 y 2015. La falta de apoyo a las personas con trastornos mentales, junto con el miedo al estigma, impiden que muchos accedan al tratamiento que necesitan para vivir vidas saludables y productivas.

La depresión es la condición psicopatológica más común entre los pacientes con enfermedad renal terminal o insuficiencia renal crónica (IRC), aún así es poco diagnosticada y pasa desapercibida1. La depresión puede ser tomada como una respuesta a la pérdida, fracaso o frustración, sean estos reales, anticipados o imaginados. Aun cuando la depresión esté genéticamente predispuesta, la pérdida precipita un episodio depresivo. Los pacientes con insuficiencia renal o que reciben algún tipo de terapia renal sustitutiva, se enfrentan o han pasado por muchas pérdidas2, como su trabajo a tiempo completo, lo cual representa un problema de índole económico, así como la pérdida de la función renal normal, el rol en la familia, la función sexual, el tiempo, la movilización…. Todos estos influyen en la disminución de la calidad de vida del paciente y consecuentemente tiene un impacto negativo entre los que padecen esta enfermedad. A esto le podemos agregar factores estresantes que irán apareciendo como los efectos de los medicamentos, las limitaciones dietéticas, el miedo a la muerte y la dependencia al tratamiento1.

Al ser una enfermedad crónica, se necesita un trabajo interdisciplinario

Los pacientes en hemodiálisis tienen que pasar por un proceso de adaptación, en el cual uno de los elementos más importantes son las emociones. El paciente se enfrenta a situaciones nuevas, aumentando el riesgo de presentar depresión o ansiedad. Al ser una enfermedad crónica, se necesita un trabajo interdisciplinario de médicos, psicólogos, enfermeras, etc. El apoyo familiar y social también es un factor importante a tener en cuenta en el tratamiento de la ansiedad y la depresión.

En la evaluación de los cambios que se producen en la ansiedad y depresión durante un año en pacientes con insuficiencia renal crónica (IRC) en hemodiálisis (HD) y así poder implantar un tratamiento adecuado para mejorar los síntomas de las posibles alteraciones psicológicas que puedan aparecer, se llegó a la conclusión de que la mayoría de los pacientes presentaron depresión. La prevalencia de depresión en pacientes en programa de hemodiálisis fue más elevada que la de ansiedad, reseñando que al ser la Enfermería la que pasa más tiempo con los pacientes, sería interesante elaborar un plan de acción para trabajar en equipo y que así los pacientes puedan disminuir sus síntomas emocionales cuando están en diálisis3.

Falta de apego adecuado al tratamiento

Para identificar la calidad de vida, depresión y ansiedad en pacientes dializados, se realizó, igualmente, un trabajo en el que los datos mostraron que los pacientes en tratamiento de diálisis peritoneal perciben que el padecimiento afecta su calidad de vida, principalmente en lo referente al área de salud física; reportan limitaciones para realizar actividades que requieren movilidad y esfuerzo, se sienten cansados, afectados por dolor físico haciéndolos dependientes del apoyo de familiares, causándoles sensaciones de inoperancia e inutilidad que han derivado en altos porcentajes de depresión y ansiedad. Este tipo de paciente reporta que la enfermedad ha deteriorado su calidad de vida. La tristeza que se evalúa en el instrumento de calidad de vida y en el inventario de depresión se refiere en el primero a pérdida de salud y en el segundo a la vida en general, siendo en ambos casos relevante, ya que reprocharse por no haber tenido estilos de vida adecuados deriva en sentimientos de culpa que no son favorecedores de cambios conductuales y actitudes positivas hacia el padecimiento y hacia su tratamiento.

Los hombres perciben mayor afectación en su calidad de vida y las mujeres tienen mayor número de diagnósticos de ansiedad y depresión, a pesar de ello ambos grupos presentan falta de apego adecuado a su tratamiento. El padecimiento, procedimientos y tratamientos causan ansiedad, la cual lleva al paciente a somatizar; esto se asocia como síntoma de su enfermedad y no de origen emocional.

La percepción negativa de su salud, a pesar de los tratamientos en el último año, llevan al paciente a una visión poco favorecedora hacia la diálisis e indicaciones médicas y nutricionales; lo anterior causa la falta de apego y abandono de tratamientos individuales y grupales. Es importante reforzar las intervenciones multidisciplinarias, haciendo énfasis en el apego a los tratamientos y concienciando a los pacientes de que esto redundará en una mejora importante en su calidad de vida; propiciar que el paciente cambie sus ideas erróneas y catastróficas acerca de la enfermedad mediante intervenciones psicoterapéuticas.

Los grupos psicoeducativos son importantes, ya que conjuntan el aprendizaje y el reforzamiento de información dada con las experiencias compartidas; brindan la oportunidad de incluir a los cuidadores primarios de estos pacientes que son parte fundamental en el seguimiento de las indicaciones médicas4.

 

1Chilcot J, Wellsted D, Da-Silva M, Farrington K. Depression on Dialysis. Nephron Clin Pract 2008;108:256-64.

2Blumenfield M, Strain J. Renal Disease. En: Blumenfield M, Strain J, 12 C, editors. Psychosomatic Medicine. Falta la edicion ed. Falta ciudad: Lippincott Williams & Wilkins; 2006. p. 157-75.

3Giera Vives, Laura, & Rico González, Ana. (2013). “Evaluación de la ansiedad y depresión en los pacientes con insuficiencia renal crónica en hemodiálisis durante un año”. Enfermería Nefrológica, 16(Supl. 1), 158-159.

4Cabada-Ramos E, Cruz-García ID, Emanuel-Quezada A. Calidad de vida, depresión y ansiedad en pacientes dializados. Rev Esp Med Quir. 2016;21(3):93-99.