Este sitio web está dirigido exclusivamente al profesional sanitario facultado para prescribir o dispensar medicamentos en España.

Insulinización con análogos de insulina basal en personas con diabetes mellitus tipo 2 durante y después de la COVID-19

Opinión de expertos sobre la insulinización con análogos de insulina basal en personas con diabetes mellitus tipo 2 durante y después de la COVID-19
Un panel de expertos diabetólogos y endocrinólogos de la India analizaron los problemas y las soluciones para el inicio, ajuste y optimización de la insulina para tratar la diabetes mellitus tipo 2 (DM2) durante la pandemia de la enfermedad por coronavirus de 2019 (COVID-19) y cómo la insulina basal podría ser una buena opción de tratamiento en esta situación
Mensajes clave
  • El panel de diabetólogos y endocrinólogos indios opinaron que durante y después de la pandemia de COVID-19:
  • Los problemas asociados con esta pandemia, como el aumento del estrés, la reducción de la actividad física, la restricción del movimiento y el acceso limitado a la atención sanitaria podrían contribuir a empeorar los resultados en las personas con DM2.
  • Estos problemas podían abordarse con unas pautas de insulina simplificadas y prácticas (como los análogos de insulina basal).
  • En esta situación, los análogos de insulina basal podrían ser preferibles a otras pautas de insulina para lograr el control glucémico gracias a sus ventajas únicas tales como (1) un menor riesgo de hipoglucemia, (2) la facilidad de capacitación, (3) menos requisitos de control, (4) mejor cumplimiento terapéutico, (5) flexibilidad de usar antidiabéticos orales y (6) mejor calidad de vida (en comparación con otras pautas de insulina).
Por qué es importante
  • Se ha observado un mayor riesgo de gravedad de las complicaciones y de la mortalidad en las personas con DM2 debido a la COVID-19. Por lo tanto, es fundamental lograr y mantener un control glucémico adecuado durante y después de la pandemia.
  • En India, el inicio de la insulinoterapia suele retrasarse para las personas con DM2. Además, este retraso podría ser aún más prevalente durante la COVID-19 debido a varias dudas globales. Por esto, el panel de expertos recomienda a los profesionales clínicos que sigan las guías gubernamentales locales para el manejo de la DM2 (incluido el protocolo de inicio de la insulina) durante y después de la pandemia.
Diseño del estudio
  • Esta revisión de los estudios realizados previamente utilizó el método de adecuación RAND/UCLA (RAM, por sus siglas en inglés) para alcanzar un consenso en relación con varios asuntos sobre la insulinización durante la pandemia de COVID-19.
  • La técnica RAM se utilizó para crear un cuestionario para obtener conocimiento clínico del panel de expertos sobre el inicio, ajuste y optimización de los análogos de insulina basal durante la COVID-19.
Resultados clave
  • El inicio de la insulina durante la COVID-19: los principales problemas fueron la restricción de movimiento; la incapacidad de demostrar la técnica de inyección correcta, hacer hincapié en la importancia de la rotación del lugar de inyección y la reticencia inherente de las personas y de los profesionales; y la falta de un control inmediato de la glucosa.
    • Soluciones para el inicio de la insulina durante y después de la pandemia de COVID-19: los profesionales sanitarios deben asegurarse de realizar la insulinización oportuna en pacientes con enfermedad no controlada o en aquellos con una HbA1c >9,0 %, independientemente de la atención previa a la pandemia con antidiabéticos orales.
      • Cuando no se dispone de los datos de HbA1c habituales (por restricción de recursos), sería aconsejable iniciar la insulina bajo ayuno persistente no controlado y utilizando las lecturas de la glucemia posprandial.
      • Se debe probar de hacer teleconsultas y demostraciones de vídeo de la técnica de inyección correcta, la rotación del lugar de punción y orientación.
      • Los farmacéuticos locales deberían poder ayudar a demostrar las técnicas de inyección; es aconsejable incluir a los farmacéuticos (cuando los haya) para prestar apoyo en el inicio de la insulina.
    • Consejos para el inicio de la insulina durante y después de la pandemia de COVID-19:
    • Se debe adoptar una pauta de insulina segura y práctica (que requiera menos controles)
    • Es preferible usar plumas desechables para evitar la necesidad de cambiar cartuchos y agujas
  • La opinión de los expertos sobre el tipo de insulina que se debe utilizar durante la COVID-19: los análogos de insulina basal son la opción más sencilla y más práctica para el inicio de la insulina.
  •  

    • Preferiblemente, debería iniciarse en las consultas presenciales; sin embargo, el inicio remoto, idealmente en videoconsultas, podría hacerse después de que el médico lo confirme con la persona.
    • La dosis de inicio de los análogos de insulina basal es de 10 unidades/día (más fácil de recordar) o 0,1-0,2 unidades/kg/día.
    • Seguimiento recomendado: en el plazo de 2 semanas de la insulinización (se puede optar por hacer un seguimiento digital remoto en función de la situación local de la pandemia).
  • Autocontrol de la glucemia y ajuste de la insulina durante la COVID-19: es necesario hacerlo por lo menos dos veces a la semana, si bien durante el periodo de ajuste inicial puede hacerse a diario según el criterio del médico.
    • La conversación sobre el ajuste de la dosis debe llevarse a cabo el día del inicio de la insulina.
    • Un algoritmo de ajuste de la dosis sencillo y fácil que puede seguirse para los análogos de la insulina es +/-2 unidades/semanas, hasta que se alcance el objetivo de <120 mg/dl de la glucemia en ayunas.
    • También se pueden utilizar otros algoritmos de ajuste de la dosis (como el ajuste diario, cada tres días o semanal) en función del perfil de la persona con diabetes.
    • El ajuste de la dosis debe inciarse lo antes posible, preferiblemente en el plazo de 2 semanas del inicio de la insulina.
    • El ajuste de la dosis debe basarse en los resultados de la glucemia en ayunas.
    • Preferiblemente, se debe realizar un control de seguimiento en persona cada 3 meses; se recomienda hacer seguimientos más frecuentes si se observan episodios hipoglucémicos frecuentes o hiperglucemia persistente.
    • Se pueden ajustar los análogos de insulina basal hasta una dosis máxima de 0,5 unidades/kg/día.
    • Los análogos de insulina basal deben aumentarse hasta al menos 40 unidades/día, si no son 0,5 unidades/kg/día, sin poner en peligro la seguridad.
    • Se puede animar a las personas motivadas y con la formación pertinente que se ajusten ellos mismos la dosis.
    • Tras un periodo de ajuste activo de la dosis, se debe fomentar el control regular de los parámetros glucémicos (al menos una vez cada 3 meses). Si es necesario, los médicos deben evaluar las técnicas de inyección y la rotación del lugar de la punción e implantar una disminución de la dosis.
Bibliografía

Chawla M, Jain SM, Kesavadev J, Makkar BM, Viswanathan V, Tiwaskar M, et al. Insulinization in T2DM with Basal Analogues During COVID-19 Pandemic: Expert Opinion from an Indian Panel. Diabetes Ther. 2021;12(1):133–142. doi: 10.1007/s13300-020-00979-8. PMID: 33314000.

MAT-ES-2100072. Enero 2021