Este sitio web está dirigido exclusivamente al profesional sanitario facultado para prescribir o dispensar medicamentos en España.

Superar la inercia terapéutica: la importancia de un ajuste óptimo al inicio de la insulina basal

Superar la inercia terapéutica: la importancia de un ajuste óptimo al inicio de la insulina basal
Junto a minimizar el riesgo de hipoglucemia, facilitar la autogestión de la insulina basal por parte de las personas con diabetes, ajustando la dosis, puede mejorar aún más la adherencia y el control glucémico temprano.
Mensajes clave
  • La fase de ajuste tras iniciar la insulina es fundamental para lograr unos resultados glucémicos óptimos; si bien, hay obstáculos en relación con el paciente, el médico y el sistema sanitario en el inicio y la intensificación del tratamiento con insulina basal (IB) que crean inercia terapéutica.
  • El manejo glucémico por parte de los pacientes mediante el autoajuste de las dosis de IB con unos algoritmos sencillos ha mejorado la eficacia glucémica y la satisfacción con el tratamiento a la vez que reducía el riesgo hipoglucémico y la angustia relacionada con la diabetes.
Resultados clave
  • Las guías recientes de la Asociación Americana de Diabetes/Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes proponen revisar los tratamientos antidiabéticos cada 3-6 meses para superar la inercia terapéutica en los pacientes que no logran sus objetivos de control glucémico.
  • Las guías también recomiendan que una vez que se inicia el tratamiento con IB, se debe ajustar la dosis cada 3 días para alcanzar un objetivo de glucemia plasmática en ayunas (GPA) adecuada.
  • Un análisis combinado de 15 estudios de tratamiento por objetivos mostró que el 89 % de los incrementos totales de la dosis de IB (dosis de IB: al inicio, 0,16 U/kg; a las 12 semanas, 0,40 U/kg; a las 24 semanas, 0,45 U/kg) y la mayoría de las mejorías generales en la hemoglobina glicosilada (HbA1c) y GPA de los pacientes sin insulinoterapia previa se produjeron en las primeras 12 semanas tras el inicio de la IB.
  • El ajuste de las dosis al inicio de la IB es importante en las personas con diabetes tipo 2 (DM2) que inician el tratamiento con IB ya que la evidencia sugiere que el control glucémico temprano mejora los resultados a largo plazo y reduce el riesgo vascular.
  • Un estudio de la vida real indicó que un control glucémico deficiente (HbA1c, ≥7 %) en los primeros 3 meses tras el inicio de la IB en los pacientes sin insulinoterapia previa aumentaba el riesgo de no lograr los objetivos glucémicos a los 2 años (OR, 3,70; IC 95 %, 3,41-4,00).
  • Las historias clínicas electrónicas indicaron que el 41 %, 62 % y 82 % de los pacientes que utilizaron IB por primera vez habían suspendido el tratamiento al cabo de 1 mes, 3 meses y 1 año, respectivamente.
  • Los datos de la vida real del Reino Unido mostraron que el 32,1 % de los pacientes con DM2 no controlada (HbA1c, ≥7,5 %) suspendieron el tratamiento con IB, y solo el 30,9 % intensificaron el tratamiento durante un periodo medio de 3,7 años.
  • La suspensión de la IB aumenta los costes de la atención por complicaciones agudas y puede originar unos peores resultados a largo plazo.
  • Reducir el riesgo de hipoglucemia y las complicaciones asociadas es fundamental la fase inicial de la IB para mejorar el cumplimiento terapéutico.
  • Los estudios indicaron que los pacientes que experimentan hipoglucemia en los 6 meses posteriores al inicio de la IB presentaban una mayor probabilidad de suspender el tratamiento.
  • Dado que el riesgo de hipoglucemia dicta la inercia en el ajuste de la dosis, los análogos de IB de segunda generación podrían ser mejores que los de primera generación debido al menor riesgo de hipoglucemia que se observó en los ensayos clínicos y los mejores perfiles farmacocinéticos/farmacodinámicos.
  • No obstante, estos beneficios no son evidentes en la práctica clínica real.
  • El mayor coste de los análogos de la IB de acción prolongada frente a las insulinas humanas puede dificultar la selección de las insulinoterapias.
  • Las guías recomiendan el uso de algoritmos de ajuste basados en la evidencia para permitir el autoajuste de las dosis de IB, facilitando así la autonomía del paciente.
  • Los estudios han demostrado que el autoajuste, si bien ofrece un control glucémico eficaz, no se asoció con un aumento del riesgo de hipoglucemia en comparación con el ajuste dirigido por el médico incluso en poblaciones de alto riesgo.
  • El uso de algoritmos sencillos en papel o de herramientas educativas digitales y dispositivos de ajuste podrían facilitar el autoajuste.
Limitaciones
  • No fue una revisión sistemática.
Bibliografía

Khunti K, Giorgino F, Berard L, Mauricio D, Harris SB. The importance of the initial period of basal insulin titration in people with diabetes. Diabetes Obes Metab. 2020;22(5):722-733. doi: 10.1111/dom.13946. PMID: 31865632

MAT-ES-2100072. Enero 2021