Este sitio web está dirigido exclusivamente al profesional sanitario facultado para prescribir o dispensar medicamentos en España.

Identificado un mecanismo por el que la vitamina D puede influir en el riesgo de diabetes tipo 2

25 julio, 2018

Identificado un mecanismo por el que la vitamina D puede influir en el riesgo de diabetes tipo 2

Por ahora, el riesgo de diabetes es el más bajo de los problemas que puede acarrear el déficit de vitamina D

La diabetes avanza a un ritmo imparable y ya ha adquirido tintes de pandemia. En Estados Unidos, uno de cada cuatro adultos tiene diabetes y las proyecciones fijan en 472 millones la cifra de personas diabéticas que habrá en el año 2030. En España, los datos tampoco son buenos: 5,3 millones de mayores de 18 años padece diabetes, y lo peor es que 2,3 millones desconocen que la tienen1. La prevención, basada sobre todo en hábitos saludables (dieta, actividad física y evitar el sobrepeso y obesidad) desde la infancia es el mantra que repiten las autoridades sanitarias y los médicos y, aun así, cada día miles de personas pasan a engrosar el bando de los diabéticos.

Por tanto, debe haber algo más (además de factores genéticos) que influya en el desarrollo de la diabetes. La implicación de la vitamina D en esta metabolopatía se ha señalado en numerosas ocasiones y una de las más recientes ha sido en una investigación del Instituto Salk (California) que ha encontrado que la activación del receptor de vitamina D puede desencadenar la función antiinflamatoria para ayudar a las células beta del páncreas a sobrevivir, un hallazgo que se ha publicado en la revista Cell2.

El trabajo se ha llevado a cabo en ratones, pero el resultado abre una nueva vía para intentar atajar la diabetes y otros trastornos relacionados con la vitamina D, según apuntan los autores. Ahora bien, el endocrinólogo e investigador Franco Sánchez Franco rebaja las expectativas y argumenta que “la relación entre defecto de vitamina D y Diabetes Mellitus tipo 2 e incluso tipo 1 está establecida desde hace muchos años, pero esa relación de bajos niveles de vitamina D y riesgo de diabetes tipo 2 tiene muchos puntos de discusión científica no demostrados”. Además, los diferentes estudios también difieren en sus conclusiones, de forma que “no todos encuentran una acción positiva de la vitamina D sobre la sensibilidad periférica a la acción de la insulina ni para activar o mantener la secreción de la insulina pancreática”.

Para Sánchez Franco, la confusión en la evidencia científica sobre el papel de la vitamina D para la prevención la diabetes tiene varias explicaciones: “La primera sería que no se ha demostrado una causa lineal de efecto positivo de vitamina D sobre la prevención de diabetes tipo 2; la segunda sería que la obesidad, factor de riesgo fundamental para que se manifieste la diabetes tipo 2, también es coincidente con bajo nivel de vitamina D (por ser la vitamina D liposoluble y hacer que los niveles circulantes sean bajos). Otros dos factores coincidentes son mayor frecuencia de diabetes tipo 2 con la edad, así como también mayor frecuencia de niveles bajos de vitamina D”.

Otras razones que, según el endocrinólogo, ayudan a entender los resultados desiguales de las investigaciones son el nivel inicial de vitamina D (la acción preventiva se encuentra con más frecuencia cuando los niveles de vitamina D iniciales son muy bajos, inferiores a 20 ng/ml); el estado de glucosa sérica basal (más visible la mejoría en la sensibilidad a insulina en sujetos con glucemia basal alta que en los que tenían valores de glucemia normales) y las dosis de suplementación de vitamina D (los efectos son más evidentes con dosis alta de vitamina D, de más de 2000 U/día). “Todos estos datos hacen que no haya evidencia científica de relación causa”, insiste Sánchez Franco.

Lo anterior lleva a este experto a afirmar que “el defecto de vitamina D puede considerarse un riesgo bajo para diabetes tipo 2 comparado con los factores de riesgo de máxima importancia como obesidad, perímetro alto de circunferencia abdominal, alimentos ricos en azucarados, vida sedentaria, consumo de tabaco, edad y otros acontecimientos biológicos como síndrome metabólico, esteatosis hepática, elevación de ácido úrico, etc.”.

Mantener unos niveles adecuados de vitamina D es necesario para “el metabolismo calcio-fósforo y metabolismo óseo, su posible relación con enfermedades autoinmunes y patología reumatológica y potencialmente con algunos tumores con muy particularmente relación con el cáncer de colon (sigue sin demostrarse con absoluta evidencia científica), destaca Sánchez Franco que insiste en que “debe situarse la vitamina D y exposición al sol en absoluta mínima importancia de cara al riesgo de diabetes tipo 2”.

Por la trascendencia de la vitamina D, el endocrinólogo recomienda a los médicos de primaria “la vigilancia periódica de los niveles de vitamina D en todas las personas, particularmente en la de mayor edad, y prescribir suplementos en forma de medicamento, tomado con la periodicidad y dosis que sea precisa en cada caso”.

 

1.- Situación de la diabetes en España. Estudio di@bet.es. José Ramón Lacalle. Fundación para la Diabetes

http://www.fundaciondiabetes.org/general/articulo/58/situacion-actual-de-la-diabetes-en-espana-estudio-dibetes

2.- Vitamin D Switches BAF. Compexes to ProtectβCells. Wei, Zong et Al. Cell. Volume 173, Issue 5, 1135-1149. E15

https://www.cell.com/cell/fulltext/S0092-8674(18)30506-3