Este sitio web está dirigido a profesionales sanitarios en España.

Un comité de expertos estudiará las necesidades de las personas transgénero con enfermedades reumáticas

20 octubre, 2018

Un comité de expertos estudiará las necesidades de las personas transgénero con enfermedades reumáticas

La Sociedad Española de Reumatología pide la creación de un registro de género en los informes del paciente y/o en su historia clínica digital

 


Las hormonas sexuales influyen en la dimensión, forma y ganancia de la masa ósea, de manera que el tratamiento hormonal que reciben las personas transgénero puede afectar a la calidad de sus huesos. Por ello, la Sociedad Española de Reumatología (SER) ha creado un comité de expertos para estudiar las necesidades específicas que pueden requerir estas personas.

Según un estudio publicado recientemente, en niñas transgénero la acumulación de masa ósea se ve gravemente afectada por la terapia supresora de andrógenos. Juan J. Gómez-Reino, presidente de la SER, ha indicado que este tipo de tratamiento hormonal no solo influye en la densidad ósea, sino que “las hormonas sexuales que se utilizan como tratamiento en el periodo de transición pueden alterar la expresión de enfermedades autoinmunes sistémicas y favorecer la aparición de fenómenos de trombosis”. Así, la modificación hormonal podría ser relevante en el desarrollo de enfermedades como la esclerosis sistémica o el lupus eritematoso sistémico.

Las intervenciones realizadas durante el proceso de afirmación de género también afectan en el diagnóstico y el uso de los tratamientos comúnmente utilizados para las enfermedades reumáticas en función de si se produce o no un cambio en los genitales externos y/o internos1.

Como ha explicado el Dr. Gómez-Reino, “un transgénero de mujer a hombre podría mantener los ovarios y el útero, lo que permitiría un embarazo”. “Si el reumatólogo desconoce esta información, puede ser peligroso, ya que algunos de los tratamientos que utilizamos son teratógenos”2, ha explicado. “En el caso de un transgénero de hombre a mujer, el hecho de mantener la próstata podría inducir a metástasis óseas que pasarían desapercibidas si el reumatólogo desconoce que el paciente mantiene la próstata”, ha puesto como ejemplo el presidente de la SER.


Registro de género

Para abordar todas estas necesidades específicas, la Sociedad Española de Reumatología ha creado un comité de expertos que, en una primera fase, analizará el posible impacto en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades reumáticas en pacientes que se hayan sometido o estén pasando por un proceso de transición y afirmación de género. A continuación, se pondrán en marcha estudios para analizar los posibles problemas reumatológicos y elaborar guías de recomendaciones clínicas para el abordaje de estos pacientes, según ha anunciado el presidente de la SER.

El comité de expertos ha pedido a la administración pública un registro de género en los informes del paciente y/o en su historia clínica digital, puesto que la ausencia de esta información puede tener impacto a la hora de evaluar al paciente en la exploración física, e incluso en el momento de prescribir un tratamiento o de realizar un diagnóstico de la enfermedad reumática. “No saber que el paciente ha pasado por un proceso de cambio de género o carecer de la información completa sobre los tratamientos empleados y las intervenciones realizadas durante dicho proceso podría conducir a un tratamiento inadecuado en dicho paciente o a necesitar más tiempo y más pruebas para diagnosticar su enfermedad reumática”, ha indicado el Dr. Gómez-Reino.


 

Referencias bibliográficas

1. Moreno-Pérez O, Esteva de Antonio I. Guías de práctica clínica para la valoración y el tratamiento de la transexualidad. Grupo de Identidad y Diferenciación Sexual de la SEEN (GIDSEEN). Endocrinol Nutr 2012. Doi:10.1016/j.endonu.2012.02.001.

2. Delemarre-van de Waal HA, Cohen-Kettenis PT. Clinical Management of gender identity disorder in adolescents: a protocol on psychological and paediatric endocrinology aspects. Eur J Endocrinology 2006;155:131-7.