Este sitio web está dirigido a profesionales sanitarios en España.

El 20% de los ictus son criptogénicos y afectan sobre todo a población joven

20 diciembre, 2018

El 20% de los ictus son criptogénicos y afectan sobre todo a población joven

El Hospital de Toledo presenta un protocolo multidisciplinar para ayudar a detectar la fibrilación auricular paroxística

 

El ictus es la segunda causa de muerte en la población española, la primera en la mujer, y se prevé en los próximos años un incremento de su prevalencia. El 20 por ciento de los ictus son criptogénicos o de etiología desconocida, y afectan sobre todo a población joven, según los datos que manejan Paula Lobato, especialista del Servicio de Neurología, y Marta Pachón, de la Unidad de Arritmias del Servicio de Cardiología, ambas del Complejo Hospitalario de Toledo. “Detectar la fibrilación en estos pacientes es fundamental, ya que cambiaría su tratamiento preventivo”, señalan. Para ayudar en esta misión, los servicios de Neurología y Cardiología del Hospital de Toledo han elaborado el ‘Protocolo multidisciplinar del paciente con ictus de origen desconocido’, presentado en la Conferencia Internacional del Ictus, celebrada en Viena.

Según las doctoras, el objetivo del protocolo es detectar la posible existencia de fibrilación auricular paroxística, no persistente, oculta en pacientes con ictus de origen desconocido, con el fin de pautar correctamente el tratamiento preventivo. Marta Pachón recuerda que la fibrilación auricular es una arritmia que en muchos pacientes es totalmente asintomática, y puede ser el origen del ictus.

Uno de los mecanismos para identificar la presencia de la arritmia es el implante de un dispositivo bajo la piel que permite realizar un seguimiento del paciente durante tres años, incluso desde su domicilio. Si se produce una arritmia, el dispositivo transmite la información de forma automática al hospital para comenzar el abordaje correspondiente.

 

Casi mil pacientes afectados por el ictus

Casi mil personas han sido atendidas en la unidad para el tratamiento de pacientes con ictus agudos del Servicio de Neurología del Complejo Hospitalario de Toledo, que está ubicada en el Hospital Virgen de la Salud de Toledo. Dispone de una zona con capacidad para seis pacientes en la fase aguda del ictus, y tiene un equipo profesional altamente cualificado para optimizar las estrategias diagnósticas urgentes, reducir el tiempo desde el inicio del ictus hasta la acción médica terapéutica, dar el tratamiento específico adaptado a subtipo de ictus, etiología, localización y tamaño e iniciar la prevención secundaria.

Las expertas indican que el ingreso en una unidad de ictus produce “efectos beneficiosos” en el bienestar psicosocial del paciente, quien recibe cuidados clínicos, información y consejo clínico-asistencial. La atención multidisciplinar dirigida por especialistas en enfermedades cerebrovasculares mejora la evolución de los pacientes con ictus y reduce los costes del proceso.

Todos los centros hospitalarios de Castilla-La Mancha trabajan desde 2010 bajo las indicaciones del protocolo regional de atención integral al paciente con ictus agudo.En la misma línea, la Unidad de Arritmias del Servicio de Cardiología ofrece en su cartera de servicios un tratamiento integral del paciente que presenta trastornos del ritmo cardiaco, incluidas operaciones mínimamente invasivas, así como el implante y seguimiento de dispositivos (desfibrilador, holter insertable, resincronizador cardiaco, etc.).